Tu noticia es la noticia

ENTREVISTA / Álex David Sánchez es un activista LGTB hondureño acogido en España desde julio con el programa de protección de defensores de derechos humanos de Amnistía Internacional España
En el Día Internacional contra la Homofobia y la Transfobia cuenta la penosa situación del colectivo en numerosos países

Periodista ciudadano autor: Andrés Huergo Editado por: Redacción Bottup


Alex David Sánchez

Alex David Sánchez

El día 17 de mayo de 1990 la Asamblea General de la Organización Mundial de la Salud (OMS) suprimió la homosexualidad de la lista de las enfermedades mentales. Como conmemoración anual de este hito histórico que acababa con más de un siglo de homofobia médica y discriminación sistemática, el 17 de Mayo fue declarado como Día Internacional contra la Homofobia y la Transfobia.

Sin embargo, la realidad para muchos homosexuales y transexuales no ha cambiado mucho desde entonces. En multitud de lugares del planeta no se respetan los derechos de estas personas. Se les niega el disfrute del derecho a la vida, a la libertad y a la integridad física. Se les despoja de otros derechos fundamentales como la libertad de asociación, la libertad de expresión, el derecho a la vida privada, al trabajo, a la educación y a la atención médica.

En Irán, Arabia Saudí, Mauritania, Somalia, Sudán, Pakistán, Yemen y Nigeria la homosexualidad se castiga con la muerte. En otros 70 países se pena con cárcel, multas o castigos físicos

Las sanciones que se imponen por motivos de orientación o identidad sexual son muy variadas. Irán, Arabia Saudí, Mauritania, Somalia, Sudán, Pakistán, Yemen y los estados del norte de Nigeria castigan la homosexualidad con la muerte. En más de 70 países existen leyes que prohíben explícitamente las prácticas sexuales consensuales entre miembros del mismo sexo, con penas como la cárcel, multas o todo tipo de castigos físicos.

En otros lugares la homosexualidad no está penada legalmente, pero gobernantes, políticos, religiosos y medios de comunicación alientan la violencia contra los homosexuales con su discurso homófobo, fomentando un clima de intolerancia y discriminación.

En el marco de actividades que Amnistía Internacional Asturias y XEGA tienen previstas para celebrar el Día Internacional contra la Homofobia y la Transfobia, hemos tenido la oportunidad de hablar con el activista hondureño, defensor de derechos humanos, Alex David Sánchez, quien impartirá una conferencia el día 17 de Mayo a las 20:00 h en el local de XEGA (Oviedo), sobre la situación del colectivo LGTB en su país natal, Honduras.

Andrés Huergo. Alex, fuiste agredido y amenazado de muerte en varias ocasiones, simplemente por ser homosexual y defender los derechos de los LGTB, pero no cejaste en tu empeño de denunciar la injusticia. ¿Qué te llevó a seguir adelante a pesar del miedo?

Alex David Sánchez. Sí, he sido víctima de agresión y amenazas en varias ocasiones en Honduras y lo que me motivaba para seguir trabajando por la defensa de nuestros derechos era el apoyo que recibía de mis amistades y compañeros, los cuales en ningún momento me dejaron solo.

“He sido víctima de agresión y amenazas en varias ocasiones en Honduras y lo que me motivaba para seguir trabajando por la defensa de nuestros derechos era el apoyo que recibía”

A.H. Fuiste presidente de una asociación gay de tu país, el ‘Colectivo Violeta’, y también ejerciste la presidencia de la IDSDH (Iniciativa desde la diversidad sexual por los derechos humanos en Honduras). ¿Qué tipo de actividades en defensa de los derechos humanos llevabas a cabo?

A.D.S. En el Colectivo Violeta me caracterizaron como una persona muy activa en la promoción y defensa de los DD.HH., he sido un líder reconocido, voluntario y muy entusiasta en el tema de la incidencia política; por esa razón logré representar a la comunidad LGTB como portavoz y presidente.

A.H.Legalmente la homosexualidad no está castigada en Honduras. Sin embargo, en la práctica, existe un gran rechazo hacia la misma por parte de un amplio sector de la población. ¿Cuál crees que son los motivos por los que el colectivo LGTB sigue sufriendo tanta violencia y discriminación?

A.D.S. Desde la época de los años 80 el colectivo LGTB está siendo estigmatizado por la sociedad civil, política y religiosa. Tenemos patrones de conducta muy machistas, los cuales nos han marcado a lo largo de nuestra lucha.

A.H. ¿Cómo cambió la situación a raíz del golpe de Estado?

A.D.S. Como comunidad LGTB venimos marchando y luchando por tener una Honduras libre de estigma y discriminación y así pudimos lograr algunas garantías, las cuales nos permitían seguir de pie como colectivo, todo esto antes del 28 de junio del año 2009, momento en el que se ocasionó un golpe de estado, que significó también golpe de personas, porque fue allí donde todo se nos vino abajo. Desde entonces hemos perdido lo poco que en más de 20 años de lucha nos costó obtener difícilmente. Ahora la situación es peor, no hay respeto a la vida como un derecho humano, cada día la situación va muy mal.

“Desde el golpe de estado hemos perdido lo poco que obtuvimos en más de 20 años de lucha. Ahora la situación es peor, no hay respeto a la vida como un derecho humano”

A.H. Sabemos que la situación social de Honduras, como la de una gran parte de América, se caracteriza por una fuerte desigualdad que tensiona la convivencia. ¿Cómo crees que afecta este hecho al colectivo LGTB?

A.D.S. La situación social en Honduras a las personas de la comunidad LGTB nos afecta en gran manera porque somos excluidos hasta de lugares públicos por gran parte de la sociedad, no tenemos derecho a la libertad de expresión.

A.H. ¿Piensas que el actual contexto de crisis económica global puede suponer un retroceso en los derechos adquiridos en muchos lugares?

A.D.S. La economía es la que mueve todo hoy en día el mundo. Precisamente en Honduras tenemos un alto índice de pobreza, el cual nos tiene cada día retrocediendo y haciéndonos a los colectivos de mujeres, campesinos y LGTB más vulnerables en el contexto social.

A.H. ¿Qué pasos crees que habría que seguir para que la situación de los LGTB en Honduras, y en el mundo en general, mejore?

A.D.S. Sensibilizar a la población en general empezando por la Iglesia y el Estado, cambiando conceptos erróneos, como también ser más visibles y darnos a conocer en el ámbito religioso, político y social y hacerles ver que las personas LGTB somos también seres humanos y que por lo tanto tenemos garantías y derechos.

A.H. Te pusiste en contacto con Amnistía Internacional cuando viste tu vida amenazada. ¿Qué ha supuesto para ti esta organización?

A.D.S. Amnistía Internacional es ONG que trabaja a nivel mundial por los Derechos Humanos, quienes se enteraron de mi situación actual en ese momento y de inmediato alzaron su voz pidiendo firmas, sacando acciones urgentes a favor de mi persona. Hoy en día gracias a Amnistía Internacional, la cual está integrada por voluntarios, activistas y socios, puedo decir que ‘estoy vivo’.

“Hay que sensibilizar a la población en general, empezando por la Iglesia y el Estado, cambiando conceptos erróneos, y ser más visibles. Somos también seres humanos y, por lo tanto, tenemos garantías y derechos”

A.H. ¿Cómo ha cambiado tu vida al llegar a España? ¿Qué diferencias significativas destacas entre nuestra sociedad y la sociedad hondureña?

A.D.S. España, a pesar del retroceso que se espera con la llegada del señor presidente Mariano Rajoy, no deja de ser para mí un país modelo a seguir. Acá las personas del colectivo LGTB están muy integradas en la sociedad, tienen muchos derechos y son tomadas en cuenta para la opinión pública.

A.H. ¿Qué estás haciendo actualmente en España? ¿Qué proyectos tienes para el futuro próximo?

A.D.S. De momento gracias a Amnistía Internacional y al programa de protección temporal de defensoras y defensores de Derechos Humanos que tiene la sección española estoy dando a conocer cuál es la situación actual que vivimos las personas LGTB en Honduras. También pretendo seguir haciendo como proyecto de futuro alianzas con otras ONG que trabajan a favor de la comunidad LGTB para seguir con la incidencia política a través del activismo.

A.H. ¿Tienes miedo a que tomen represalias contra ti si vuelves a Honduras?

A.D.S. Tengo miedo, principalmente a morir, porque allí morirán muchos sueños que tengo.

A.H. ¿Qué les dirías a las personas que se encuentran en tu misma situación?

A.D.S. A todas las personas que hoy en muchos países del mundo están siendo perseguidas por expresar libremente su orientación sexual, les digo que no se desmayen, que mantengan viva la esperanza y sigan con el propósito de promover y defender nuestros derechos que un día se plantearon hacer. Recuerden a la vez que no están solas, siempre hay alguien que las escuchará y les dará la mano como me la han dado a mí hoy las y los que integran Amnistía Internacional.

Artículo original en Bottup: “Somos excluidos hasta de lugares públicos por gran parte de la sociedad, no tenemos derecho a la libertad de expresión”