Tu noticia es la noticia

Alrededor de 1.000 personas se manifestaron en Buenos Aires contra la visita del expresidente Álvaro UribeAurelio, refugiado colombiano, cuenta su historia

Periodista ciudadana autora: Gina Escheback Editado por: Redacción Bottup


Desplazados colombianos durante la manifestación

Desplazados colombianos durante la manifestación

Aurelio es uno de los colombianos que salieron a marchar pacíficamente en contra de la visita de Álvaro Uribe Vélez, ex presidente colombiano, en Buenos Aires. Es importante conocer sus razones y su historia:

“Durante el gobierno de Uribe las violaciones a los Derechos Humanos eran la orden del día, el atentado me lo hicieron los paramilitares, por mis denuncias, ellos obedecían órdenes de Uribe y eran serviles al terrorismo de Estado”.

Aurelio huyó de su casa después de que esta fuera destruida por paramilitares. Su huida lo llevó hasta Argentina

‘Trauma de guerra’ es el dictamen del diagnóstico de la psicóloga que le atiende en Argentina, los problemas de sueño y las pesadillas son el pan diario con el que ha aprendido a vivir Marco Aurelio. Huyó de Colombia luego que los paramilitares le tirarán dos granadas de fragmentación a su casa, y se salvó milagrosamente, pues un par de minutos antes había salido a comprar un refresco en la esquina de su casa cómo presagio divino. Cuando escuchó la explosión y regresó corriendo a su casa solo encontró un ambiente desolador.

Un incendio y un aturdimiento, de un atentado, del cual sin explicación se salvó, pero también el inicio de una huida, pues el mensaje era claro, lo querían asesinar. Con lo que tenía puesto, emprendió un camino que lo trajo finalmente hasta la Argentina.

En Colombia enfrentó varias luchas por las cuales fue sentenciado a muerte. Fue testigo de una masacre en el Cauca dónde alcanzó a auxiliar a varios menores que quedaron en medio del fuego cruzado. Posteriormente, en el valle Del Cauca, junto a los destechados de Yumbo lucharon y tomaron tierras para ejercer su derecho a la vivienda. Posteriormente militó en un partido de izquierda en Colombia, por lo cual los soldados del ejército lo llamaban ‘el comandante Aurelio’, queriéndolo culpar falsamente de pertenecer a los grupos guerrilleros.

“Prevenir el reclutamiento forzado de los niños y jóvenes en el conflicto colombiano fue una obsesión para mí”

“En medio del conflicto colombiano se libran muchas batallas, prevenir el reclutamiento forzado (trata de personas en medio del conflicto) de los niños y jóvenes fue una obsesión para mí. Me llevo muy bien con los chicos y les explicaba que la guerra no les dejaría nada más que dolor, algunos me escuchaban y otros simplemente se dejaban convencer de los actores armados del conflicto o de las bandas delincuenciales”.

En Argentina este colombiano, que se dedica a la construcción y reparación de viviendas, espera el estatus de asilo o refugio, y de esa manera ser un ciudadano con plenitud y satisfacción de derechos.

Marchó pacíficamente junto a más de 1.000 historias que tiene su razón para repudiar al ex presidente que ‘transformó a Colombia’.

_________________________________________________________

Informaciones relacionadas:

Una visita explosiva‘, veintetres.infonews.com
“Uribe no es el líder que cuentan algunos medios”, agenciapacourondo.com.ar
Uribe habló en Argentina de la ‘transformación de Colombia’ en su gobierno’, elespectador.com

Imagen: ginaescheback.blogspot.com.es

Artículo original en Bottup: “Durante el gobierno de Uribe las violaciones de los derechos humanos eran la orden del día”


COLOMBIA / Rosa Elvira Cely fue violada y asesinada. El nivel de brutalidad de este crimen sacudió a la sociedad colombiana, cuya sensibilidad parecía estar anestesiada por más de 60 años de conflicto armado

Periodista ciudadano autor: Andrés Monroy Gómez Editado por: Redacción Bottup

Por Andrés Monroy Gómez
@AndresMonroyG


Miles de personas se manifestaron 7 días después de su muerte

Miles de personas se manifestaron 7 días después de su muerte

Rosa Elvira Cely, de 35 años de edad y madre de una niña de 12 años, fue violada y golpeada el 23 de mayo. Los agresores, sin creer que Rosa hubiera sobrevivido a su macabra tortura, la abandonaron en un céntrico parque de la capital colombiana.

Como en muy pocos casos ocurre, Rosa logró avisar telefónicamente a las autoridades y describir a los autores de su tortura. Víctima de múltiples heridas, sintetizadas por la prensa nacional como un ‘empalamiento’, el 28 de mayo murió.

Siete días después miles de colombianos se movilizaron para pedir justicia, bajo la consigna ‘Ni una Rosa más’, en referencia al deseo generalizado de que no se siga repitiendo la tragedia que padeció Rosa Elvira Cely en otras mujeres. ‘Ni una más’, porque los casos de violencia sexual cada vez son más frecuentes, llegando incluso a denunciarse dos aspectos preocupantes al respecto: el alto índice de impunidad en las investigaciones judiciales por agresiones a mujeres y la utilización de la violencia sexual como arma de guerra.

Se denuncia el alto índice de impunidad en las investigaciones judiciales por agresiones a mujeres y la utilización de la violencia sexual como arma de guerra

Según cifras manejadas por las organizaciones Oxfam y la Casa de la Mujer, 94.565 mujeres fueron violadas entre los años 2001 y 2009. Esta compleja patología social se acentúa debido al conflicto armado interno.

Según Oxfam, 2 de cada 10 mujeres desplazadas han huido a causa de la violencia sexual (actualmente se estima que en Colombia hay más de 3 millones de personas desplazadas por el conflicto armado). En el informe ‘La violencia sexual en Colombia. Un arma de Guerra‘, publicado en 2009, se denunció que en el conflicto colombiano “la violencia sexual ha sido empleada como arma de guerra por todos los grupos armados –fuerzas militares del Estado, paramilitares y grupos guerrilleros– tanto contra las mujeres civiles como contra sus propias combatientes”.

En los más recientes informes sobre derechos humanos en Colombia se hizo especial referencia a la violencia sexual.

Según el Informe de la Oficina en Colombia del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos – 2011, durante el año pasado “se continuaron reportando actos de violencia sexual relacionados con el conflicto, algunos cometidos con especial grado de sevicia, atribuidos a grupos armados ilegales. Agrega más adelante el informe que “la lucha contra la impunidad de los delitos sexuales relacionados con el conflicto sigue requiriendo esfuerzos especiales de parte del sistema judicial. Por ejemplo, a noviembre, sólo cuatro casos se encuentran en etapa de juicio de los 183 que la Corte Constitucional en su Auto 92 de 2008 ordenó a la Fiscalía investigar a la mayor brevedad posible. El juicio sobre el asesinato de tres niños víctimas de violencia sexual, presuntamente cometido por un miembro del Ejército en Arauca en 2010, avanza despacio”.

Este último caso es el de Jenny Torres Jaimes, de 14 años, violada, torturada y asesinada el 14 de octubre de 2010. Los tentáculos de la sevicia del agresor, llegaron a cegar las vidas de los dos hermanos de Jenny, 9 y 6 años para que no fuera denunciado. Luego, en marzo de 2011 la jueza encargada del caso fue asesinada. Hasta ahora no hay un fallo definitivo sobre la responsabilidad del teniente del ejército Raúl Muñoz, principal sospechoso de la violación de Jenny y el asesinato de ella y sus hermanos.

Según Oxfam y la Casa de la Mujer, casi 95.000 mujeres fueron violadas entre 2001 y 2009

Casos como éste han hecho que Margot Wallström, representante especial del Secretario General de Naciones Unidas sobre la Violencia Sexual en los conflictos, afirmara en una reciente visita a Colombia, que en este país “reina la impunidad en muchos los casos que vinculan directamente a la mujer”.

En el Informe anual del Departamento de Estado de Estados Unidos (2011), se incluye dentro de los problemas más graves que afectan la situación de derechos humanos en Colombia, la violencia contra las mujeres y la trata de personas.

Ante la ausencia de una base de datos completa o consolidada sobre la incidencia de la violencia sexual en el conflicto armado, este informe acoge los resultados del estudio titulado ‘Saquen mi cuerpo de la guerra‘, publicación financiada por Oxfam Internacional en 2010. Allí se estima que 489.687 mujeres han sido víctimas de violencia sexual. Casi el 20% de estos casos corresponden a violaciones y la mitad de las víctimas fueron violadas al menos dos veces. La definición de violencia sexual incluye el acoso, la regulación de la vida social, el trabajo doméstico forzado, prostitución forzada, el aborto forzado, embarazo forzado y la esterilización forzada. El estudio estima que el 30% de la violencia fue perpetrada por actores armados.

La impunidad en estos casos suele ser otro factor preocupante señalado en el informe. La tasa de enjuiciamiento en los casos de violación es muy baja. Durante 2011, el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses identificó 18.044 casos de presuntos delitos sexuales, especialmente en el marco del conflicto armado y 38.000 casos de violencia doméstica.

Por su parte, de acuerdo al informe anual de la organización Human Rights Watch, los grupos sucesores de los paramilitares, son responsables de gran parte de los casos de violaciones sexuales y otras formas de violencia sexual. Agrega más adelante el informe que “la impunidad de la violencia sexual, especialmente en casos de violencia vinculada con el conflicto armado, continúa siendo un problema”.

El informe ‘Saquen mi cuerpo de la guerra’ estima que casi medio millón de mujeres ha sido víctima de violencia sexual. El 30% de los agresores eran actores armados

Finalmente, el Informe anual 2012 de Amnistía Internacional apunta a evaluar el compromiso del gobierno colombiano para poner fin a la impunidad por los abusos contra los derechos humanos, resaltando los avances en algunos casos emblemáticos, “no obstante, las autoridades no garantizaron el procesamiento de la mayoría de los responsables, especialmente los de delitos sexuales contra mujeres y niñas”.

Amnistía Internacional hace énfasis en denunciar las amenazas y homicidios contra las defensoras de los derechos humanos y las dirigentes comunitarias, especialmente las que trabajaban en cuestiones relacionadas con las tierras. En junio de 2011 varias organizaciones no gubernamentales, muchas de ellas de mujeres, recibieron por correo electrónico una amenaza de muerte del grupo paramilitar Águilas Negras-Bloque Capital: “Sentencia a la pena de muerte a las perras guerrilleras de las FARC, las cuales se oponen a las políticas de nuestro gobierno”.

Este capítulo específico del informe de Amnistía Internacional concluye señalando que “la impunidad por estos crímenes continuaba siendo significativamente superior que por otros tipos de abusos contra los derechos humanos”.

Faltan las palabras para describir el oscuro panorama de una sociedad donde las mujeres son agredidas de esta manera. Sólo resta la esperanza de que la movilización ciudadana en rechazo al crimen contra Rosa Elvira sea el comienzo de una nueva etapa de conciencia sobre la importancia del respeto por la dignidad de la humanidad, que comienza por el respeto a las mujeres.

Artículo original en Bottup: No más ‘Rosas’ maltratadas


ENTREVISTA / Álex David Sánchez es un activista LGTB hondureño acogido en España desde julio con el programa de protección de defensores de derechos humanos de Amnistía Internacional España
En el Día Internacional contra la Homofobia y la Transfobia cuenta la penosa situación del colectivo en numerosos países

Periodista ciudadano autor: Andrés Huergo Editado por: Redacción Bottup


Alex David Sánchez

Alex David Sánchez

El día 17 de mayo de 1990 la Asamblea General de la Organización Mundial de la Salud (OMS) suprimió la homosexualidad de la lista de las enfermedades mentales. Como conmemoración anual de este hito histórico que acababa con más de un siglo de homofobia médica y discriminación sistemática, el 17 de Mayo fue declarado como Día Internacional contra la Homofobia y la Transfobia.

Sin embargo, la realidad para muchos homosexuales y transexuales no ha cambiado mucho desde entonces. En multitud de lugares del planeta no se respetan los derechos de estas personas. Se les niega el disfrute del derecho a la vida, a la libertad y a la integridad física. Se les despoja de otros derechos fundamentales como la libertad de asociación, la libertad de expresión, el derecho a la vida privada, al trabajo, a la educación y a la atención médica.

En Irán, Arabia Saudí, Mauritania, Somalia, Sudán, Pakistán, Yemen y Nigeria la homosexualidad se castiga con la muerte. En otros 70 países se pena con cárcel, multas o castigos físicos

Las sanciones que se imponen por motivos de orientación o identidad sexual son muy variadas. Irán, Arabia Saudí, Mauritania, Somalia, Sudán, Pakistán, Yemen y los estados del norte de Nigeria castigan la homosexualidad con la muerte. En más de 70 países existen leyes que prohíben explícitamente las prácticas sexuales consensuales entre miembros del mismo sexo, con penas como la cárcel, multas o todo tipo de castigos físicos.

En otros lugares la homosexualidad no está penada legalmente, pero gobernantes, políticos, religiosos y medios de comunicación alientan la violencia contra los homosexuales con su discurso homófobo, fomentando un clima de intolerancia y discriminación.

En el marco de actividades que Amnistía Internacional Asturias y XEGA tienen previstas para celebrar el Día Internacional contra la Homofobia y la Transfobia, hemos tenido la oportunidad de hablar con el activista hondureño, defensor de derechos humanos, Alex David Sánchez, quien impartirá una conferencia el día 17 de Mayo a las 20:00 h en el local de XEGA (Oviedo), sobre la situación del colectivo LGTB en su país natal, Honduras.

Andrés Huergo. Alex, fuiste agredido y amenazado de muerte en varias ocasiones, simplemente por ser homosexual y defender los derechos de los LGTB, pero no cejaste en tu empeño de denunciar la injusticia. ¿Qué te llevó a seguir adelante a pesar del miedo?

Alex David Sánchez. Sí, he sido víctima de agresión y amenazas en varias ocasiones en Honduras y lo que me motivaba para seguir trabajando por la defensa de nuestros derechos era el apoyo que recibía de mis amistades y compañeros, los cuales en ningún momento me dejaron solo.

“He sido víctima de agresión y amenazas en varias ocasiones en Honduras y lo que me motivaba para seguir trabajando por la defensa de nuestros derechos era el apoyo que recibía”

A.H. Fuiste presidente de una asociación gay de tu país, el ‘Colectivo Violeta’, y también ejerciste la presidencia de la IDSDH (Iniciativa desde la diversidad sexual por los derechos humanos en Honduras). ¿Qué tipo de actividades en defensa de los derechos humanos llevabas a cabo?

A.D.S. En el Colectivo Violeta me caracterizaron como una persona muy activa en la promoción y defensa de los DD.HH., he sido un líder reconocido, voluntario y muy entusiasta en el tema de la incidencia política; por esa razón logré representar a la comunidad LGTB como portavoz y presidente.

A.H.Legalmente la homosexualidad no está castigada en Honduras. Sin embargo, en la práctica, existe un gran rechazo hacia la misma por parte de un amplio sector de la población. ¿Cuál crees que son los motivos por los que el colectivo LGTB sigue sufriendo tanta violencia y discriminación?

A.D.S. Desde la época de los años 80 el colectivo LGTB está siendo estigmatizado por la sociedad civil, política y religiosa. Tenemos patrones de conducta muy machistas, los cuales nos han marcado a lo largo de nuestra lucha.

A.H. ¿Cómo cambió la situación a raíz del golpe de Estado?

A.D.S. Como comunidad LGTB venimos marchando y luchando por tener una Honduras libre de estigma y discriminación y así pudimos lograr algunas garantías, las cuales nos permitían seguir de pie como colectivo, todo esto antes del 28 de junio del año 2009, momento en el que se ocasionó un golpe de estado, que significó también golpe de personas, porque fue allí donde todo se nos vino abajo. Desde entonces hemos perdido lo poco que en más de 20 años de lucha nos costó obtener difícilmente. Ahora la situación es peor, no hay respeto a la vida como un derecho humano, cada día la situación va muy mal.

“Desde el golpe de estado hemos perdido lo poco que obtuvimos en más de 20 años de lucha. Ahora la situación es peor, no hay respeto a la vida como un derecho humano”

A.H. Sabemos que la situación social de Honduras, como la de una gran parte de América, se caracteriza por una fuerte desigualdad que tensiona la convivencia. ¿Cómo crees que afecta este hecho al colectivo LGTB?

A.D.S. La situación social en Honduras a las personas de la comunidad LGTB nos afecta en gran manera porque somos excluidos hasta de lugares públicos por gran parte de la sociedad, no tenemos derecho a la libertad de expresión.

A.H. ¿Piensas que el actual contexto de crisis económica global puede suponer un retroceso en los derechos adquiridos en muchos lugares?

A.D.S. La economía es la que mueve todo hoy en día el mundo. Precisamente en Honduras tenemos un alto índice de pobreza, el cual nos tiene cada día retrocediendo y haciéndonos a los colectivos de mujeres, campesinos y LGTB más vulnerables en el contexto social.

A.H. ¿Qué pasos crees que habría que seguir para que la situación de los LGTB en Honduras, y en el mundo en general, mejore?

A.D.S. Sensibilizar a la población en general empezando por la Iglesia y el Estado, cambiando conceptos erróneos, como también ser más visibles y darnos a conocer en el ámbito religioso, político y social y hacerles ver que las personas LGTB somos también seres humanos y que por lo tanto tenemos garantías y derechos.

A.H. Te pusiste en contacto con Amnistía Internacional cuando viste tu vida amenazada. ¿Qué ha supuesto para ti esta organización?

A.D.S. Amnistía Internacional es ONG que trabaja a nivel mundial por los Derechos Humanos, quienes se enteraron de mi situación actual en ese momento y de inmediato alzaron su voz pidiendo firmas, sacando acciones urgentes a favor de mi persona. Hoy en día gracias a Amnistía Internacional, la cual está integrada por voluntarios, activistas y socios, puedo decir que ‘estoy vivo’.

“Hay que sensibilizar a la población en general, empezando por la Iglesia y el Estado, cambiando conceptos erróneos, y ser más visibles. Somos también seres humanos y, por lo tanto, tenemos garantías y derechos”

A.H. ¿Cómo ha cambiado tu vida al llegar a España? ¿Qué diferencias significativas destacas entre nuestra sociedad y la sociedad hondureña?

A.D.S. España, a pesar del retroceso que se espera con la llegada del señor presidente Mariano Rajoy, no deja de ser para mí un país modelo a seguir. Acá las personas del colectivo LGTB están muy integradas en la sociedad, tienen muchos derechos y son tomadas en cuenta para la opinión pública.

A.H. ¿Qué estás haciendo actualmente en España? ¿Qué proyectos tienes para el futuro próximo?

A.D.S. De momento gracias a Amnistía Internacional y al programa de protección temporal de defensoras y defensores de Derechos Humanos que tiene la sección española estoy dando a conocer cuál es la situación actual que vivimos las personas LGTB en Honduras. También pretendo seguir haciendo como proyecto de futuro alianzas con otras ONG que trabajan a favor de la comunidad LGTB para seguir con la incidencia política a través del activismo.

A.H. ¿Tienes miedo a que tomen represalias contra ti si vuelves a Honduras?

A.D.S. Tengo miedo, principalmente a morir, porque allí morirán muchos sueños que tengo.

A.H. ¿Qué les dirías a las personas que se encuentran en tu misma situación?

A.D.S. A todas las personas que hoy en muchos países del mundo están siendo perseguidas por expresar libremente su orientación sexual, les digo que no se desmayen, que mantengan viva la esperanza y sigan con el propósito de promover y defender nuestros derechos que un día se plantearon hacer. Recuerden a la vez que no están solas, siempre hay alguien que las escuchará y les dará la mano como me la han dado a mí hoy las y los que integran Amnistía Internacional.

Artículo original en Bottup: “Somos excluidos hasta de lugares públicos por gran parte de la sociedad, no tenemos derecho a la libertad de expresión”


La 8ª misión en Colombia de la de la Comisión Asturiana de Derechos Humanos denunció los desplazamientos forzosos, amenazas y muertes de sindicalistas o las condiciones “infernales” de las cárceles del país

Periodista ciudadano autor: Andrés Monroy Gómez Editado por: Redacción Bottup


Los ponentes durante la rueda de prensa

Los ponentes durante la rueda de prensa

A pesar de la actitud abierta y de diálogo del gobierno, la Comisión no encontró seriedad en la capacidad de trabajo para solucionar los problemas estructurales, causantes de la grave crisis de los derechos humanos en Colombia.

Por Andrés Monroy Gómez
@AndresMonroyG

En rueda de prensa realizada el 11 de mayo, los integrantes de la octava Comisión Asturiana de Verificación del Estado de los Derechos Humanos en Colombia, dieron a conocer sus principales conclusiones, luego de 13 días de entrevistas con la población civil y entidades estatales en las zonas de Curvaradó, Sumapaz, Arauca, César, Magdalena y Bogotá.

La concentración de la propiedad de la tierra, la persistencia de actuaciones delictivas de grupos armados ilegales y la impunidad son algunas de las razones de la crisis de los derechos humanos en Colombia

La concentración de la propiedad de la tierra, la persistencia de actuaciones delictivas de los grupos armados ilegales y la ausencia de resultados ciertos que pongan freno a la impunidad son algunas de las razones por las cuales la Comisión concluye que perdura la crisis de los derechos humanos en Colombia.

La presentación de estas conclusiones estuvo acompañada de hechos de la realidad nacional que refrendaron cada uno de los puntos expuestos por Tania Sánchez Melero, diputada en la Asamblea-Parlamento de Madrid.

Mientras la Comisión denunciaba la persistencia del fenómeno paramilitar, especialmente en la cuenca del río Curvaradó “a pesar de un importante despliegue numérico de la fuerza pública”, en una cadena radial el comandante paramilitar Salvatore Mancuso expuso cómo muchas de sus acciones criminales era ordenadas o acompañadas por miembros de las
Fuerzas Armadas.

Tania Sánchez Melero, diputada en la Asamblea de Madrid

Tania Sánchez Melero, diputada en la Asamblea de Madrid

Por otra parte, la Comisión hizo énfasis en la continuidad del desplazamiento forzado, amenazas y asesinatos de sindicalistas y defensores de derechos humanos, muchos casos ligados a planes empresariales. Resaltaron cómo a su llegada a Colombia se encontraron con la noticia del asesinato de Mao Rodríguez, quien debería acompañarlos como integrante del esquema de seguridad de la Comisión. También fue expuesto un panfleto de amenazas contra las organizaciones sociales, provenientes de presuntos escuadrones de la muerte autodenominados ‘Águilas Negras‘.

Especial atención mereció para la delegación española la situación carcelaria. Solicitaron la autorización para visitar los establecimientos penitenciarios de Valledupar y ‘La Picota’ de Bogotá. A ésta última les fue negado el acceso sin una aparente justificación. La visita a la cárcel de máxima seguridad de Valledupar fue calificada como una “visita al infierno”. En una zona geográfica donde la temperatura promedio supera los 30 grados centígrados, los 1.259 reclusos tienen acceso a agua potable durante 10 minutos, dos veces al día. La Comisión Asturiana calificó como incomprensible que un país con la riqueza de recursos hídricos y la capacidad gubernamental de crear estructuras como Colombia, no haya sido capaz de garantizar condiciones dignas a estas personas privadas de su libertad.

En la cárcel de Valledupar, con temperatura promedio superior a 30º los reclusos tienen acceso a agua potable 10 minutos dos veces al día

Señalaron además que quienes se atreven a denunciar los abusos de la guardia penitenciaria son víctimas de malos tratos o traslados, lo que les imposibilita el contacto con familiares y abogados defensores.

Este preocupante diagnóstico coincide con el lanzamiento del Informe sobre los Derechos Humanos de las Personas Privadas de Libertad en las Américas, elaborado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. De la lectura del informe de la CIDH y las conclusiones de la Comisión Asturiana se desprende un desolador común denominador en los establecimientos penitenciarios en
América.

Familiares de presos manifestándose en protesta por las condiciones indignas de su reclusión

Familiares de presos manifestándose en protesta por las condiciones indignas de su reclusión

En el mismo día de la presentación de las conclusiones de la Comisión Asturiana, a pocas calles del lugar de la rueda de prensa, marcharon un grupo de familiares de personas en condición de reclusión. Muchas de ellas marcharon desnudas “como última opción para ser escuchadas y observadas por el Gobierno colombiano, quien no ha entendido que los que se encuentran confinados en los centros de reclusión son seres humanos, ciudadanos colombianos”. En sintonía con lo expuesto por la Comisión Asturiana y con el diagnóstico del informe de la CIDH, los familiares de las personas privadas de su libertad acusaron al Estado de mantener a los reclusos en condiciones indignas, carentes de la prestación de servicios mínimos de salud e higiene.

Las libertades sindicales quedaron en absoluto cuestionamiento. Muchos dirigentes sindicales, especialmente de las multinacionales que explotan recursos naturales, han sido despedidos de sus trabajos. En otras empresas se han creado sindicatos patrocinados por los empresarios, obligando a los trabajadores a afiliarse a ellos, para luego ‘legitimar’ decisiones regresivas para los derechos laborales mediante convenciones colectivas manipuladas. Otro hecho que marcó la visita de esta delegación, fue el asesinato Daniel Aguirre Piedrahita, secretario del general del Sindicato Nacional de Corteros de Caña, ocurrido el 27 de abril.

Las libertades sindicales también quedaron en entredicho, con dirigentes sindicales asesinados, despedidos de multinacionales u obligados a afiliarse a sindicatos creados por las empresas

También la Comisión Asturiana abordó las infracciones al derecho internacional humanitario, atribuibles a las fuerzas militares, con su presencia y permanencia en poblados, incluyendo escuelas, no sólo con personal sino también con vehículos de combate, generando de esta manera un grave riesgo para la población civil. Así mismo relataron un incidente con tropas de la Brigada 18 acantonadas en el oriental departamento de Arauca, donde una multinacional, respaldada por los militares, pretende la propiedad de unas tierras ocupadas pacíficamente por campesinos. Al momento de llegar a la zona los militares intentaron frustrar la entrevista de los delegados con los campesinos, llegando incluso a afirmar que “no respondían” por lo que pudiera suceder con “una bala perdida”.

Finalizaron las observaciones de la Comisión con la denuncia del riesgo de extinción de pueblos indígenas como el Sikuane, Macaguane y Embera. Estas comunidades habitan zonas fuertemente disputadas por actores armados y, muchas veces, mediadas estas luchas por los intereses de multinacionales.

La Comisión afirmó que estará atenta al resultado de las denuncias presentadas y enviará unas recomendaciones, de las cuales hará seguimiento, esperando tener “buenas noticias” para la próxima misión de verificación.

Artículo original en Bottup: “Acompañamos las demandas de la población civil”


La Agencia de Prensa Rural muestra una experiencia de comunicación alternativa desde el campo colombiano

Hoy se celebra el Día Internacional de los Derechos Humanos

Periodista ciudadano autor: Andrés Monroy Gómez Editado por: Redacción Bottup


Amnistía Internacional. Ilustración 1997 por Bilal

Amnistía Internacional. Ilustración 1997 por Bilal

Colombia. A propósito de la conmemoración del Día Internacional de los Derechos Humanos y el papel clave que cumple la libertad de expresión en las sociedades democráticas, resulta motivador ver la labor que cumplen organizaciones campesinas en Colombia, a través de estrategias de comunicación propias. Se trata de la instrumentalización de la libertad de expresión como herramienta para la paz.

Desde 1950, cada 10 de diciembre se conmemora el Día Internacional de los Derechos Humanos, luego de que en la 317ª sesión plenaria celebrada 4 de diciembre de ese año, la Asamblea General de las Naciones Unidas invitó a todos los Estados y organizaciones interesados, a adoptar ese día para celebrar la proclamación de la Declaración Universal de los Derechos del Hombre.

Esta Declaración incluye dentro de los derechos cuya garantía es elemental en la consolidación de los Estados democráticos, el de la libertad de expresión, en los siguientes términos: “Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión”.

APR nació en 2003 y apuesta por la formación de corresponsales rurales y la construcción de medios de comunicación para dar voz a aquellos que no la tienen en los medios tradicionales

La importancia de la libertad de expresión va de la mano con los avances de las tecnologías de la comunicación, que permiten escuchar la voz de quienes durante muchos años sufrieron el silencio impuesto por sectores que se nutren de la impunidad y la injusticia social. No en vano el Preámbulo de la Declaración Universal de Derechos Humanos considera que “el desconocimiento y el menosprecio de los derechos humanos han originado actos de barbarie ultrajantes para la conciencia de la humanidad, y que se ha proclamado, como la aspiración más elevada del hombre, el advenimiento de un mundo en que los seres humanos, liberados del temor y de la miseria, disfruten de la libertad de palabra y de la libertad de creencias…”.

Ejemplo de la expresión libre como herramienta de paz

Colombia se encuentra en el puesto 145 de 178 en la clasificación mundial de libertad de prensa (2010) realizada por Reporteros Sin Fronteras. Los asesinatos, amenazas, desplazamientos, presiones económicas, acoso judicial y agresiones físicas son algunas de las conductas que afectan a quienes deciden informar a la sociedad sobre los hechos que afectan la realidad colombiana.

En medio de este complejo panorama, tomarse la palabra para denunciar, para expresar las inconformidades y esperanzas, es el trabajo hecho por la Agencia de Prensa Rural (APR), con su lema “Desde Colombia con las comunidades campesinas en resistencia”. Esta iniciativa de comunicación alternativa transmite la información de organizaciones campesinas colombianas, cuyo portal inició actividades el 21 de julio de 2003. La APR le apuesta a los procesos “de formación de corresponsales rurales y de construcción de medios en algunas regiones del país”, con cerca de diez organizaciones campesinas como parte del proyecto y voluntarios que colaboran con artículos.

APRCésar Jerez, fundador y redactor de APR, señaló durante el ‘Encuentro nacional de medios de comunicación independiente y alternativos para el fortalecimiento de la paz en Colombia‘, realizado el pasado 3 de diciembre, que la APR se inició como la alternativa de comunicación de las víctimas del conflicto armado en la región del Magdalena Medio. Es por ello que se identifican como hijos de la Asociación Campesina del Valle del Río Cimitarra – ACVC, mientras que llama la atención en que la dinámica del conflicto ha llegado incluso a crear términos geográficos, puesto que el ‘Magdalena Medio’ es la denominación dada desde el dialecto militar para determinar ciertas zonas de operaciones.

Volviendo a los inicios de la APR, Jerez recuerda cómo la pretensión inicial era elevar las denuncias por violaciones a los derechos humanos, al menos ante la opinión pública local, dada la indiferencia de los medios de comunicación tradicionales. Para esto, comenzaron con un programa radial, ‘La Marcha Radio‘, que no estuvo exento de las presiones del ejército, donde se llegó a proponer la revisión previa del contenido de los programas por parte de los militares. Hoy la agencia cuenta con los siguientes medios: Periódico Tierra, la Revista La Marcha, la Revista Prensa Rural y el programa radial ‘La Marcha Radio‘. Para 2011 tienen proyectado iniciar un programa de televisión en el canal regional Telepetróleo.

Actualmente la APR cuenta con el apoyo de la Alcaldía de Barcelona, gracias a un proyecto gestionado por la Asociación Catalana por la Paz – ACP, el respaldo de la Fundación Solidara del sindicato catalán CSC Intresindical y del Colectivo Maloka de Barcelona.

“Los informantes pagados con dinero público se refieren en sus versiones a nuestro trabajo como a una labor desarrollada por la guerrilla para calumniar, injuriar, desprestigiar y desacreditar al ejército”

El trabajo de comunicaciones realizado por la APR fue relevante para que la Asociación Campesina del Valle del Río Cimitarra fuera galardonada con el Premio Nacional de Paz 2010. Este reconocimiento se da luego de 14 años de lucha por las reservas campesinas y por la paz, tiempo en el cual varios de sus integrantes fueron asesinados y otros han sido víctimas del acoso oficial y paramilitar. En 2008 se denunció un montaje y persecución “judicial que llevó a seis dirigentes de la ACVC a la cárcel y a otros tantos al exilio, está motivada en parte por el malestar que en las instituciones militares ha generado la labor informativa desempeñada por Prensa Rural. Los informantes pagados con dinero público se refieren en sus versiones a nuestro trabajo como a una labor desarrollada por la guerrilla para calumniar, injuriar, desprestigiar y desacreditar al ejército”.

El fundador de la APR plantea como reflexión el deber ético que tenemos como ciudadanos, consistente en no permitir que la única fuente de información sobre las violaciones a los derechos humanos sean los voceros de las Fuerzas Militares, quienes en innumerables ocasiones con sus comunicados buscan legitimar sus abusos. Jerez concluye esta idea afirmando que “lo importante es que las organizaciones sociales podamos comunicar”.

Es oportuno recordar que la Corte Constitucional colombiana afirmó que: “No le basta al Estado con no atentar contra la libertad de información, puesto que además de respetarla, debe proteger su ejercicio libre y garantizar la circulación amplia de información, aún de aquella que revele aspectos negativos del propio Estado o la sociedad”.

La labor de la Agencia de Prensa Rural es una muestra de cómo el derecho a expresarse libremente puede y debe ser una de las herramientas a disposición de la sociedad para proteger los demás derechos. La posibilidad de hacer de la libre difusión de informaciones una estrategia de lucha contra las violaciones a los derechos humanos permite crear lazos de solidaridad y enfrentar los abusos de quienes aplican conceptos anacrónicos de orden y seguridad nacional.

Imagen 1: papiers-gras.com e imagen 2: prensarural.org

Enlace de interés:
La libertad de expresión en la legislación internacional

Artículo original en Bottup: Libertad de expresión: herramienta para la paz


En marzo de 2008, en el marco de la Operación Fénix, tropas colombianas bombardearon en campamento de las FARC en territorio ecuatoriano, matando a un ciudadano de ese país

Periodista ciudadano autor: Andrés Monroy Gómez Editado por: Redacción Bottup

Momento en que tropas ecuatorianas llegan a la zona del bombardeo

Momento en que tropas ecuatorianas llegan a la zona del bombardeo

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) admitió el 21 de octubre de 2010 estudiar la demanda de Ecuador contra Colombia[1] por la presunta ejecución extrajudicial de Franklin Guillermo Aisalla Molina, durante la ‘Operación Fénix’ el 1 de marzo de 2008. El informe de admisibilidad de la CIDH es un pedagógico llamado de atención al Estado colombiano sobre la ‘buena fe’ en la interpretación y aplicación de las normas de Derecho Internacional. La respuesta de Colombia a la demanda es un una desafortunada síntesis del desprecio de la normatividad internacional sobre Derechos Humanos.

El 1 de marzo de 2008 el ejército colombiano ejecutó la ‘Operación Fénix’ sobre territorio ecuatoriano con el fin de atacar un campamento de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – Farc-. En el bombardeo aéreo, seguido de la incursión de tropas de asalto, murieron 25 personas, entre ellas el ciudadano ecuatoriano Franklin Guillermo Aisalla Molina.

El Gobierno ecuatoriano considera que se debe responder por la violación a su soberanía y por la ejecución extrajudicial de Franklin Guillermo Aisalla

Luego del registro del lugar, 3 heridos y 15 cadáveres fueron dejados allí por las fuerzas armadas colombianas y encontrados por la tropa ecuatoriana después de más de doce horas del bombardeo inicial. El cadáver de Aisalla, que en un principio fue confundido con ‘Julián Conrado’, otro comandante guerrillero, fue sacado de la zona por los militares colombianos junto con el cuerpo de ‘Raúl Reyes’.

El 5 de marzo de 2008, el Consejo permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) rechazó la incursión de tropas colombianas en territorio ecuatoriano[2]. El Gobierno ecuatoriano consideró que además del rechazo por la violación a su soberanía, el Estado colombiano debe responder ante el sistema interamericano por la ejecución extrajudicial de Franklin Guillermo Aisalla Molina y otras afectaciones a los derechos de los familiares de la víctima.

En entrevista a IPS[3], Eduardo Carreño de la organización colombiana ‘Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo’ (CAJAR), señaló que el trámite que ha surtido este proceso está acorde con el mandato de la CIDH. Por su parte, el procurador general del Estado, Diego García, quien lleva la causa por parte del Ecuador, manifestó que “El derecho a la vida se protege sobre cualquier otra circunstancia”.

La audiencia ante la CIDH sobre admisibilidad de la demanda por la presunta ejecución extrajudicial de Aisalla fue programada para el 19 de marzo de 2010. Colombia solicitó que ésta tuviera carácter reservado, pero la Comisión mantuvo su decisión de hacerla pública. En la audiencia, luego de la exposición de la delegación ecuatoriana, los representantes del Estado colombiano se retiraron de la sala señalando que no reconocían la competencia de la CIDH y que sus respuestas las presentarían por escrito.

Zona donde se produjo el bombardeo

Zona donde se produjo el bombardeo

Según los hechos expuestos por Ecuador, el bombardeo comenzó a las 00:20 horas del 1 de marzo de 2008 en la localidad de Angostura, a 1.850 metros de la frontera con Colombia. Luego, otro bombardeo se realizó a las 3:30 horas “para evitar que los miembros de la guerrilla huyeran y se llevaran consigo a los muertos y heridos”. A las 11 de la mañana, un oficial de la policía colombiana se comunicó con militares ecuatorianos, afirmando que los heridos ya habían sido evacuados. Pero cuando la tropa ecuatoriana llegó al lugar del bombardeo encontró a “tres mujeres con heridas provocadas por esquirlas”. Dos son de nacionalidad colombiana y una es mexicana.

Uno de los puntos centrales de la demanda ecuatoriana se fundamenta en que el Estado colombiano “tuvo control sobre áreas del territorio de Ecuador durante el desarrollo del operativo militar que se extendió de las 00h00 del 1 de marzo de 2008 hasta las 11h00 del mismo día”, agregando que las personas que se encontraban en el campamento bombardeado, entre ellas Franklin Aisalla, “estuvieron sometidas al control y autoridad de agentes del Estado colombiano”, por lo que Colombia tuvo jurisdicción al momento de la acción militar.

Colombia respondió que Aisalla no estuvo sujeto a su jurisdicción, entre otras cosas, porque el operativo no condujo a una “ocupación militar ni control
del territorio ecuatoriano”.

Franklin Guillermo Aisalla Molina

Franklin Guillermo Aisalla Molina

La Comisión Interamericana recordó que en el Derecho Internacional las bases de la jurisdicción no son exclusivamente territoriales y que los Estados tienen la obligación de respetar los derechos de todas las personas dentro de su territorio o de las personas que están en territorio de otro Estado “pero sujetas al control de sus agentes”.

El informe de admisibilidad aporta suficientes ejemplos tomados del ordenamiento jurídico internacional, en los que se acepta que un Estado que actúa fuera de su territorio y ejerce poder o control eficaz, debe respetar los derechos de las personas que allí se encuentran. Para ilustrar el tema, uno de los casos retomados por la CIDH para su pronunciamiento, proviene de la Corte Europea de Derechos Humanos[4], de acuerdo al cual la interpretación de una norma no puede darse “de tal forma que le permita a un Estado parte cometer violaciones a Derechos Humanos en el territorio de otro Estado, que en su propio territorio no podría cometer”.

Teniendo en cuenta esto, resulta perturbador enfrentarse al argumento de los representantes del Estado colombiano.

Lo menos probable es que el equipo de defensa judicial de Colombia esté conformado por personas incompetentes y desconocedoras del Derecho Internacional. Lo más probable es que se trate de un evidente y premeditado desprecio del Gobierno Uribe por los principios adoptados por la comunidad internacional en búsqueda de un ambiente de convivencia externa y de respeto a los Derechos Humanos.

De aceptarse la tesis de que la ‘Operación Fénix’ se ejecutó en una zona que no está sometida a la jurisdicción colombiana, entonces, ¿cómo interpretar esa acción armada? ¿Es admisible que las tropas colombianas cumplan su misión constitucional desarrollando operaciones fuera de su jurisdicción territorial y sin el aval de las fuerzas locales?

En la audiencia de admisibilidad de la demanda, los representantes colombianos abandonaron la sala señalando que no reconocían la competencia de la CIDH

Otra contradicción se presenta en la respuesta enviada a la CIDH, en la que el Estado colombiano consideró que la ‘Operación Fénix’ debía analizarse a la luz del Derecho Internacional Humanitario (DIH) y no de la Convención Americana sobre Derechos Humanos[5]. Es necesario recordar que el DIH se aplica en situaciones de conflicto armado. ¿Cómo entender esta consideración si los ocho años del gobierno de Álvaro Uribe se caracterizaron por la negación constante de la existencia de un conflicto armado interno? Y analizando la ‘Operación Fénix’ de acuerdo al DIH, ¿cómo juzgar el abandono de heridos en combate en la zona del operativo? ¿Cómo interpretar los bombardeos que no buscan en primera instancia capturar a su adversario?

Por otra parte, el Estado colombiano consideró que la CIDH no podía asumir el caso porque aún no se han agotado los recursos judiciales internos. ¿Debe entenderse que la investigación que cursa en Colombia es una aplicación del principio de extraterritorialidad de la ley penal? ¿Se investiga la presunta comisión de un delito en territorio extranjero? Una respuesta en sentido afirmativo abrirá una compleja discusión. Sin embargo, no hay muchas esperanzas sobre el resultado de la investigación. Teniendo en cuenta la polarización que ha facilitado tantos abusos, es utópico pensar en un funcionario judicial capaz de declarar que en la ‘Operación Fénix’ se cometió homicidio, lesiones o tortura en persona protegida, actos de barbarie o quizás omisión de medidas de socorro y asistencia humanitaria. La desesperanza no es infundada. Sólo hay que ver la suerte de la fiscal que se atrevió a llamar a juicio a varios altos oficiales del ejército por las desapariciones del Palacio de Justicia.

Nuevamente los organismos internacionales son los que ponen el debate sobre la mesa. La legitimidad de un Estado y de sus fuerzas regulares está condicionada por el respeto de los Derechos Humanos, más allá de consideraciones territoriales o ideológicas. Finalmente, el daño ocasionado por la tolerancia de un sector de la sociedad colombiana frente a operaciones militares en las que ‘el fin justifica los medios’, seguirá traduciéndose en injusticias y abusos. Lamentablemente, en cada vez más situaciones se descubre que ni siquiera el fin buscado es legítimo.

Por Andrés Monroy Gómez
@AndresMonroyG

Fotografías: imagen 1: publicacionesperiodicas; imagen 2: biografiasybiografias; imagen 3: diariocritico.com

________________________________________________________

[1] Informe No. 112/10. Petición interestatal PI-02 Admisibilidad. Franklin Guillermo Aisalla Molina Ecuador – Colombia. Octubre 21 de 2010. En cidh.org/annualrep/2010sp/EC-CO.PI-02ADM.SP.doc

[2] CP/RES. 930 (1632/08) Marzo 5 de 2008. En http://www.oas.org/consejo/sp/docs/RC00089S01.DOC.

[3] “Relaciones diplomáticas cruzadas por la CIDH”, escrito por Gonzalo Ortíz con la colaboración de Constanza Vieira. En http://ipsnoticias.net/nota.asp?idnews=96848

[4] Corte EDH, Issa y otros c. Turquía, Sentencia del 16 Noviembre de 2004, párr. 71

[5] Párrafo 115 del Informe de admisibilidad: “(…)solo a través del DIH que se puede “establecer si la privación del derecho a la vida de un individuo que se dio como consecuencia de la conducción de hostilidades asociadas a una operación militar que a su vez se enmarca en el contexto de un conflicto armado, fue arbitraria o no(…)”.

Artículo original en Bottup: La Comisión Interamericana de Derechos Humanos admite la demanda de Ecuador contra Colombia por el caso Aisalla


REPORTAJE / En Camboya muchos niños recogen basura para poder comer

Por un kilo de plástico, su trabajo de 10 o 14 horas, reciben 18 céntimos de euro

Periodista ciudadano autor: Omar Havana Editado por: Redacción Bottup


Llanto por justicia / Foto: Omar Havana

Llanto por justicia / Foto: Omar Havana

Camboya. Una noche más, mi amigo insomnio no me deja soñar con tranquilidad. Son las seis de la mañana, y bajo a desayunar sin haber dormido nada. Es la hora donde las almas rotas de Camboya abandonan las habitaciones de los grandes hoteles, para volver a su rutina diaria, alejada de las escuelas.

A esa hora, los monjes budistas impregnan de colorido las calles de la ciudad. Acompañados por sus ‘cuencos’ caminan como si se hubieran bebido un litro de ‘la bebida que te da alas’ en busca de la comida que la voluntad de los camboyanos quieran ofrecer.

También a esa hora, los más pequeños de la casa deberían emprender el camino a la escuela. Camboya grita en silencio por una

Un trabajo de mierda / Foto: Omar Havana

Un trabajo de mierda / Foto: Omar Havana

educación necesaria para sus niños, que aclare un futuro más que incierto. Sin embargo, muchos de ellos, se suben a sus bicicletas, no sin antes cargarlas con ‘alforjas’ improvisadas, para comenzar lo que en los países desarrollados cualquier adulto llamaría ‘un trabajo de mierda’.

De repente, se ve una figura en la puerta del hotel, de no más de 1,35 metros de altura, que pregunta al personal allí empleado por las botellas de plástico o cristal que tengan vacías.

Siempre me he quedado estático ante unos ojos que me hablan sin palabras, los ojos de este ‘pequeño gran hombre’ no hablan, sino que gritan, arañan,…, se puede ver el dolor de una vida marcada por la injusticia de un
mundo que se ha olvidado de él.

Hort, los ojos son la voz del alma / Foto: Omar Havana

Hort, los ojos son la voz del alma / Foto: Omar Havana

Su nombre es Hort, tiene 11 años de edad, y hace cuatro años que vive pedaleando las calles de Siem Reap en busca de todo lo que pueda ser reciclado. Su jornada comienza en el barrio más pobre de Siem Reap, Mondul Vai, a las seis de la mañana. Solo fue a la escuela un año, debido a que su madre murió cuando él era joven. De los nueve hermanos que tiene, dos también abandonaron este mundo, después de enfermar por beber agua contaminada. Desde que cumplió los siete años, y acompañado por su profesor en el arte de recoger basura, su hermano Liang de 17 años, ha trabajado entre diez y catorce horas diarias para poder ayudar así, a que la poca familia que le queda, pueda soñar con un futuro mejor.

Mientras que Hort apura un zumo de naranja que mira como si fuera el tesoro de las ‘minas del Rey Salomón’,

Hort y Liang en sus bicicletas / Foto: Omar Havana

Hort y Liang en sus bicicletas / Foto: Omar Havana

me cuenta como su padre le obliga a trabajar recogiendo la basura de los hoteles, mientras él conduce una moto. Toda la basura la entrega en uno de los negocios ‘ocultos’, donde un espabilado sin escrúpulos recoge las botellas que el chaval haya conseguido y se queda con la mayoría del dinero.

Por diez latas metálicas Hort consigue 600 riels (0,10 euros), y por un kilo de plástico, 1000 riels (0,18 euros). Aunque la cantidad que Hort llevará a su casa en el día de hoy, como cualquier otro día, no será más que el equivalente a un kilo de botellas de agua.

La historia de Hort es la historia de miles de niños que recorren todos los días las calles de las principales ciudades de Camboya, en

Dos 'niñas de la basura' esconden su 'tesoro' / Foto: Omar Havana

Dos 'niñas de la basura' esconden su 'tesoro' / Foto: Omar Havana

busca de las ‘sobras reciclables’ de los hoteles o turistas. Mi primera aproximación con estos niños sucedió de una forma que nunca pude sospechar.

Hacia tiempo que conocía al director del hotel donde me hospedo en Siem Reap, gracias a los propietarios tengo acceso a la cocina. Esa mañana, estaba cortando una cebolla, cuando él me preguntó: “¿Qué es eso, Omar?”. Le miré extrañado, las cebollas no son tan caras en Camboya y él es un director de hotel con un buen sueldo. Sin embargo, sus ojos se empañaron al contarme que durante diez años él había sido uno un ‘niño de la basura’. Había vivido en los vertedores de Phnom Penh, inhalando el peor de los aromas jamás imaginado. Me narraba cómo a tempranas horas de la madrugada, los camiones llegaban cargados de ‘delicatessen’ que llevarse a la boca. Ese era el momento de la batalla, ‘maricón el último’, como se dice machistamente en España. Largas colas de niños esperaban a que los

10.950 comidas en la vida de una persona / Foto: Omar Havana

10.950 comidas en la vida de una persona / Foto: Omar Havana

camiones abrieran sus puertas y descargaran la basura de una ciudad de dos millones de personas. De ahí saldrían sus tres comidas diarias, día tras día, mes tras mes, año tras año, hasta contar hasta 10 años, 120 meses, 3650 días. 10.950 comidas en la vida de una persona de 24 años.

Diez años que marcaron para siempre a esta persona, la cual es un ‘animal’ del trabajo, y un orgulloso padre de una niña de un año de edad. Este director, cuyo nombre prefiero mantener en el anonimato, es la cara de la lucha por conseguir un futuro menos malo. Pero miles de historias como ésta, no tienen un final tan feliz.

Mu An llegó de Vietnam cuando era solo un bebé. Como la mayoría de los niños que se dedican a este trabajo, proceden del país que pudo

Mu An / Foto: Omar Havana

Mu An / Foto: Omar Havana

vencer a los Estados Unidos hace unos años, pero que hoy no puede mantener a muchas familias, cuyas vidas son tan miserables en el delta del Mekong vietnamita, que prefieren cruzar la frontera a uno de los países más pobres del Mundo, es busca de un futuro mejor.

Mu An es una de esas historias sin final feliz. Tiene 13 años de edad, y también es huérfano de madre. Nunca fue a la escuela, y vive en una de las calles que rodean al mercado de Samaki en Siem Reap. Al igual que Hort, comienza su jornada a las seis de la mañana, aunque las fuerzas le flaquean y solo resiste hasta las dos de la tarde, hora en la cual él me dice que se va a dormir. Algo difícil de creer, al mirar sus ojos perdidos en la distancia, como atrapados por el efecto del maldito pegamento. Con el dinero que Mu An consigue, no puede ni permitirse una bicicleta, por eso recorre las calles de Siem Reap, empujando su viejo carro de madera.

Hort y Mu An son solo dos historias camboyanas más. Dos vidas que pasan desapercibidas a los ojos de los turistas que prefieren mirar hacia las riquezas de los templos de Angkor. Niños a los que su infancia fue arrancada de cuajo el mismo día que nacieron.

En estos momentos el monzón está

Mu An con su nuevo 'juguete' / Foto: Omar Havana

Mu An con su nuevo 'juguete' / Foto: Omar Havana

apretando, es una noche de rayos y truenos, de agua abundante. En estos momentos, algún niño esta recorriendo las calles de Angkor, en busca de ese preciado tesoro de plástico. Hace un año, en estos momentos, esta ciudad estaba sumergida en un metro de agua. El tifón Ketsana dejaba Siem Reap totalmente impracticable. Aunque en esos mismos momentos, los ‘niños de la basura’, seguían ‘pedaleando’ las calles del país olvidado. Todas las noches, las calles de Siem Reap son iluminadas por las linternas de estos críos.

Como decía Jacinto Benavente, “en cada niño nace la humanidad”, aunque historias como la de Hort y Mu An, pongan de manifiesto que la humanidad ha pasado de ser un valor imprescindible para el ser humano, a ser una de las ‘especies en peligro de desaparición’, y el negocio más rentable que la avaricia de nuestras mentes ha podido crear.

Durante el Tifón Ketsana / Foto: Omar Havana

Durante el Tifón Ketsana / Foto: Omar Havana

Durante el Tifón Ketsana / Foto: Omar Havana

Durante el Tifón Ketsana / Foto: Omar Havana

….Monzones, tifones, el frío de la noche, el miedo de la soledad, la furia de unos padres, la injusticia de una infancia robada…, nada será una escusa para que ‘los niños de la basura’ dejen de pedalear en busca de la justicia que un día les fue robada.

Hort sigue pedaleando... / Foto: Omar Havana

Hort sigue pedaleando... / Foto: Omar Havana

Buscando la justicia que un día les fue robada / Foto: Omar Havana

Buscando la justicia que un día les fue robada / Foto: Omar Havana

Artículo original en Bottup: Los Niños de la Basura


OPINIÓN / Hugo Alfredo Olvera Cartas se convierte en el sexto periodista asesinado en México en 2010 y en el número 63 en diez años

Mientras, continúa la resaca de las elecciones regionales que, según datos oficiales, rondó el 65% de abstención

Periodista ciudadano autor: Ángel Prado García Editado por: Redacción Bottup

México. Si las letras mataran como lo hacen las balas, no habría escritores.

Antes de que otra cosa se pudiera decir, quisiera antes que nada unirme a la pena que embarga a la familia del periodista Hugo Alfredo Olvera Cartas, quien fue asesinado de cuatro balazos la madrugada del día martes 6 de julio, en las afueras de la ciudad de Apatzingan Michoacán, México, en dirección al municipio de Tepalcatepec del mismo estado de Michoacán, cuyo cadáver fue encontrado dentro de una camioneta Ford Lobo, de su propiedad, con claros rastros de haber sido esposado y torturado.

Olvera Cartas presentó el pasado febrero una denuncia ante la Comisión de Derechos Humanos por haber sido agredido por policías federales

El periodista Olvera Cartas se desempeñaba como editor del periódico El Día de Michoacán en la ya mencionada ciudad de Apatzingan. También era corresponsal de la agencia Quadrantin y del periódico de circulación estatal, La Voz de Michoacán, aclarando que de éste último no ha habido al momento aseveración o negativa alguna, de pertenecer o no a su plantilla de reporteros.

Olvera Cartas, quien presentó en el pasado mes de febrero una denuncia ante la Comisión de Derechos Humanos por haber sido agredido por policías federales mientras cubría una información, se convierte así, en el sexto periodista muerto en lo que va del año 2010 y en el número 63 de este nuevo milenio. ¡Ya basta de ataques a los medios informativos, clama México!

Ahora pasemos a la segunda parte de esta nota.

El presidente de México, Felipe Calderón Hinojosa, reconoció que en la contienda electoral del pasado día 4 de julio se voto democráticamente, que el pueblo confirma su aberración a la guerra que se está viviendo en el país.

Mientras esto sucedía, sus compañeros de partido, el gobernador José Guadalupe Osuna Millán y el presidente municipal de Tijuana Jorge Ramos Hernández, ambos del Estado de Baja California, se dijeron ignorantes y desmemoriados, ya que no consideraban estar manejando mal la presente administración a su cargo.

El gobernador pidió que se le recordara algo que se haya hecho mal y entonces mostró él mismo, que sí se le olvidó lo que perjudica con las políticas centralistas que afectan a esta región, leyes y decretos elaborados a miles de kilómetros de esta zona por políticos que en su vida han puesto un pie en esta frontera y, peor aún, desconocen sus más mínimas necesidades.

Si el narcotráfico se hubiera combatido en sus inicios por los que hoy quieren volver al poder, hoy día no hubiera esta guerra. Pero el ‘hubiera’ no existe

Olvidó la implementación de su famoso SIAVE (Sistema de Aforo Vehicular), lo cual perjudica enormemente a los comercios de Tijuana, dado que la gente de la unión americana que acudía a hacer sus compras a esta ciudad, prefiere quedarse en casa, a venir a pasar tres horas de ida y/o vuelta, formada, esperando el cruce fronterizo para cualquier de los dos países. Esos detallitos se le ‘olvidaron’ al gobernador, y no digamos la de gritos que le pegaron al momento que se presentó a votar. La casilla se ubicaba justo en una calle que hace ya cuatro meses se hundió al paso de un camión mezcladora, quedando este ahí dentro y, a la fecha, la triste calle aún no ha sido reparada, salvo ese día sábado que se le dio una ‘maquillada’ para que él llegara el domingo y no mirara el hueco que dejó la unidad. Eso también lo ignoraba.

Por su parte, Jorge Ramos se dijo ignorar el motivo por el que la fabulosa cantidad del 35% de población que se presentó a votar, favoreció con mayoría al partido opositor, de los cuales dijo, muchos, ni campaña electoral salieron a hacer a las calles, que no recordaba hubiese tanta abstinencia electoral (65% según los últimos datos del Instituto Federal Electoral) y menos que no se votara por su partido, el cual ha servido a todos los tijuanenses (sic).

Por lo pronto, en este país, en esta República, seguiremos mirando por el momento a esos gobernantes que prometieron un cambio. Al presidente de la República hoy se le critica, sí, pero si el narcotráfico se hubiera combatido en sus inicios por los que hoy quieren volver al poder, hoy día no hubiera esta guerra. Si en sus inicios no se hubiera solapado la corrupción y los imparables cañonazos de 500.000 dólares para proteger a delincuentes y compadres, México no estaría sumido en esto que hoy es una de las más negras imágenes a nivel nacional y mundial. Pero como él ‘hubiera’ no existe y la realidad sí, esperemos pronto que pueblo y gobernantes recapaciten y maduren.

Artículo original en Bottup: Mientras se reconoce la democracia en México, asesinan a un periodista más


Según la UNESCO el número de asesinatos de periodistas está en aumento, la mayoría en países en situación de paz

Para el periodista peruano Roberto Ramírez Rodrigo “la libertad de prensa es la mejor y más sólida defensa de los derechos humanos”

Periodista ciudadano autor: Michelle Virginia Simpson Alemán Editado por: Redacción Bottup

“(…) A la sombra del misterio trabaja el crimen (…)”, Simón Bolívar (1783 – 1830).


Oculto tras una benigna apariencia “(…) el cáncer de acallar la libertad de prensa (…)” ataca otra vez.

Parecía cosa del pasado… pero, uno de los más atesorados derechos humanos, y tal vez, el mayor privilegio que ostentan los profesionales de los medios de comunicación del mundo está siendo sigilosamente amenazado.

El periodista peruano Roberto Ramírez Rodrigo lo percibe como un intento de los políticos corruptos de la región por restar la participación ciudadana de todos aquellos sectores de la sociedad – entre ellos, principalmente, el periodismo comprometido – que no son susceptibles de ser comprados o que resultan ‘incómodos’ para ciertos gobernantes.

A diez años de haber concluido uno de los más oscuros períodos para la libertad de expresión en el Perú (y posiblemente en América Latina toda), Ramírez Rodrigo aún recuerda con horror la persecución y los abusos y atropellos de que fueron objeto “los periodistas íntegros” que denunciaban las restricciones arbitrarias al libre

Ramírez Rodrigo percibe un intento de los políticos corruptos de la región por restar la participación ciudadana de todos aquellos sectores de la sociedad que no son susceptibles de ser comprados

ejercicio de la profesión impuestas por el Gobierno del depuesto presidente Alberto Fujimori (1990-2000).

Hoy las cosas han cambiado un tanto

Los atentados a la libertad de prensa son en la actualidad muy solapados. Los crecientes homicidios de periodistas y de otros actores de la vida civil con posturas opuestas a los gobiernos de turno son simplemente atribuidos a ‘causas de inseguridad ciudadana’.

Un informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) advierte que “(…) El número de asesinatos de periodistas está en aumento, (…) la mayoría de las víctimas se producen en países en situación de paz pero en los que revelar información delicada – narcotráfico, violaciones de derechos humanos, corrupción – puede suponer correr riesgos mortales (…)”.

Cabe señalar que la UNESCO “(…) es el único organismo de las Naciones Unidas que tiene el mandato de defender la libertad de expresión y la libertad de prensa (…)”.

Hoy en día, los sistemas de justicia centroamericanos están siendo utilizados para ‘procesar’ a comunicadores sociales que han expresado ideas políticas contrarias a los regímenes de turno.

Tal es el caso en Panamá del periodista y alcalde de la atlántica Municipalidad de Colón separado, Dámaso García, quien tras autodeclararse ‘perseguido político’ de la administración del presidente Ricardo Martinelli (líder de su propia alianza de gobierno), fue destituído del cargo y en un ‘proceso sumarísimo’ condenado e inhabilitado para ejercer funciones públicas. Todo ello, en medio de duras críticas a la gestión de Martinelli por intimidaciones hacia otros miembros de la prensa local e internacional.

No ha sido mejor la suerte de los también comunicadores sociales panameños Boris Moreno y Demetrio

La mayoría de las víctimas se producen en países en situación de paz, pero en los que revelar información delicada puede suponer correr riesgos mortales, según la UNESCO

Olaciregui, a quienes Martinelli acusa de complicidad internacional para afectar su imagen propia y la del país.

Vinculado a una denuncia contra el ciberperiodista costarricense Carlos Eduardo Salazar, director del medio electrónico El País, por la publicación de informaciones que responsabilizan a la administración gubernamental de Martinelli de no hacer “(…) nada para capturar a miembros de una banda de lavado de dinero proveniente del narcotráfico mexicano (…)”, el proceso seguido a Moreno y a Olaciregui (supuestos ‘cómplices’ de Salazar) sería por “atentar contra la personalidad interna del Estado” panameño.

Y a los defensores de la libertad de expresión, ¿quién los defiende?

La noticia sobre la impune agresión de que hemos sido víctima en ciudad de Panamá ha dado la vuelta al mundo.

Luego de su publicación hemos quedado al cuidado del Buen Dios, dado que – en sujeción a las directrices del Ejecutivo –, la Policía Nacional de Panamá no parece considerar relevante investigar las amenazas de muerte que en contra nuestra mantienen grupos criminales que operan en el país, según lo hemos venido denunciando ante la comunidad internacional.

Pese a ello, nos recuerda el colega peruano Roberto Ramírez Rodrigo que “(…) todos los periodistas que amamos la libertad debemos levantar nuestra voz y hacer conocer los actos de corrupción, porque la libertad de prensa es la mejor y más sólida defensa de los derechos humanos (…)”.

Con él también coincidimos cuando expresa que “(…) vale la pena luchar y arriesgarse, porque la libertad y la justicia al fin siempre se imponen (…)”.

El artículo original en Bottup: Aumentan los atentados contra la libre expresión en América Central