Tu noticia es la noticia

Mubarak silencia la verdad, los periodistas son el objetivo número uno

Periodista ciudadano autor: Omar Havana Editado por: Redacción Bottup

Nunca me han gustado las noches tranquilas cuando la tensión se respira en el aire, la luna faraónica me visita anunciando rumores y más rumores. Mientras, temo por la integridad de una de mis fuentes, quien con valentía se ha armado con su cámara para mostrar las imágenes que las marionetas de Mubarak intentan silenciar en la plaza Tahrir de El Cairo.

El pasado día mis compañeros han sido el blanco de la violencia de las fuerzas de seguridad egipcias. Varios colegas españoles han sido asaltados mientras realizaban su labor informativa. Solo en las últimas 24 horas se han registrado 30 detenciones, 26 asaltos y 8 confiscaciones de material de trabajo. Si a esto le añadimos que agentes de paisano han entrado en al menos dos hoteles, incluido el famoso Hilton, usando carnets de prensa internacional para confiscar aún más equipos de grabación, está claro que decir la verdad en Egipto es una profesión de alto riesgo. Desde compañeros árabes hasta rusos, pasando por americanos, europeos, africanos y, por supuesto, egipcios han sufrido la represión de este dictador que se niega a abandonar el poder sin un derramamiento de sangre masivo.

Desde hace días se ha iniciado una campaña de difamación contra la prensa extranjera, catalogándose como espías y culpabilizándolos directamente de la situación actual del país

Oficiales de Gobierno, periodistas pro-Mubarak y comentaristas de las cadenas del Gobierno comenzaron hace dos días una campaña de difamación hacia la prensa extranjera, catalogándolos como espías y culpabilizándolos directamente de la situación actual del país. Bloggers y periodistas locales se las ven canutas para poder sacar sus escritos fuera de las fronteras egipcias, como es el caso de Dyya Suleiman, uno de los muchos egipcios con los que he hablado en los últimos días y quien ha confiado en mí para que su voz no sea silenciada. En los próximos días podremos leer sus magníficos artículos, los cuales ya están en mi posesión.

Estos son algunos ejemplos de los atentados que los mensajeros de la verdad han sufrido en las últimas horas:

. Leila FadelLinda Davidson, del Washington Post. Fueron detenidas en la mañana del 3 de febrero, junto con su conductor y traductor. Ambas fueron liberadas a las pocas horas, pero sus ayudantes siguen en paradero desconocido.

. Corban Costa, de Radio Nacional de Brasil, y Gilvan Rocha de la televisión brasileña. Ambos fueron detenidos, tapándoles los ojos y requisando pasaportes y equipo. Según la prensa brasileña, ambos han pasado toda la noche bajo arresto sin agua en una habitación sin ventanas en una estación de policía de El Cairo. Fueron forzados por las fuerzas de seguridad a firmar una declaración escrita en árabe, donde afirmaban que dejarían de inmediato Egipto y volverían a su país de origen.

. Krzystof KolosionekPiotr BugalskiMichal JankowskiPiotr Górecki yPawel Rolak, de la televisión polaca TVP, fueron detenidos en El Cairo, y una de sus cámaras totalmente destruida por las fuerzas de Mubarak, los dos primeros fueron dejados en libertad a las pocas horas, no se sabe todavía la suerte que han corrido los tres últimos.

. Sonia Verma, de Globe and Mail de Canadá, han twiteado hoy que fue detenida y custodiada. Para después confirmar que fue retenida por las fuerzas militares durante tres horas.

. Maurice Sarfatti, a quien mejor se le conoce como Serge Dumont, de Bélgica. Fue arrestado dos veces en tan solo un día, siendo liberado a últimas horas del pasado 3 de febrero. Serge colabora con un amplio grupo de medios de comunicación europeos.

. Adelin Petrisor de TVR, en Rumanía fue detenida el pasado miércoles junto a su cámara, cuyo nombre se desconoce, por la policía de El Cairo. Fueron registrados, interrogados, y puestos en libertad. El jueves, Cristian Zarescu, de TV Realitatea y su cámara, también sin identificar, sufrieron las represalias de las fuerzas de Mubarak, confiscando sus cintas de vídeo antes de ser puestos en libertad. Pocas horas después, Carmen AvramCristian Tamas fueron parados por la policía e interrogados en pleno centro de El Cairo.

. Greg PalkotOlaf Wiig de Fox News fueron hospitalizados tras ser apaleados por protestantes pro-Mubarak en El Cairo.

“Fui emboscado y golpeado por la policía, confiscaron mi teléfono, destrozaron mi coche y se llevaron todo mi equipo”

. Bert Sundström de la SVT sueca, se recupera de la puñalada en el estómago que recibió en las proximidades de la plaza Tahrir, en un hospital de El Cairo. Desde Suecia, afirman que perdieron el contacto con Bert y que cuando lo recuperaron un hombre contesto su teléfono afirmando que los militares se lo habían llevado. Ingrid Thörnvist, periodista de STV, confirma “está seriamente herido pero su condición es estable”.

. Petros Papaconstantino, del periódico griego Kathimerini, fue hospitalizado por una herida de arma blanca en la pierna, después de que fuera atacado por seguidores de Mubarak en Tahrir Square. Como el mismo Petros afirma en su diario, “fui visto por los seguidores de Mubarak. Ellos… me golpearon con palos y bastones en la cabeza y me apuñalaron ligeramente en la pierna. Algunos soldados intervinieron, pero los seguidores de Mubarak se llevaron todas mis posesiones bajo la mirada del ejército”.

. Dima Salem, una reportera de la cadena Al-Arabiya de Dubai, fue atacada por los pro-Mubarak, quienes se llevaron su cámara e intentaron apalearla. Algunos testigos la ayudaron a escapar.

. Alfred Yaghobzadeh, fotógrafo francés de la agencia SIPA Press, fue golpeado mientras que cubría las protestas callejeras, fue ayudado por algunos testigos anti-Mubarak.

. Hombres armados con cuchillos acorralaron a Erol Candabakoglu, un reportero turco de Fox TV, junto con su cámara y su conductor el pasado miércoles, mientras que estaban grabando en el barrio de Boulaq en El Cairo. Fueron liberados posteriormente por la policía egipcia. Meltin Turan, otro reportero turco del canal TRT, fue asaltado el pasado jueves por seguidores de Mubarak, robándole la cámara, el dinero y el teléfono móvil. El periodista escapó buscando refugio en la Embajada Turca, desde donde le llevaron a un hospital para que atendieran sus heridas.

. Mahmoud, más conocido como Sandmonkey, uno de los más populares bloggers de Egipto, y con quien he tenido la suerte de poder hablar, me ha confesado esta noche a través de email: “fui emboscado y golpeado por la policía, confiscaron mi teléfono, destrozaron mi coche y se llevaron todo mi equipo, fui detenido tan solo unas horas”.

. Cuatro compañeros de Demotix, agencia fotográfica con la que yo colaboro, fueron atacados en las últimas horas. Entre ellos Sandmonkey, del que ya hemos hablado, y Nour El RefaiMohamed ElmaymonyTravelerW(seudónimo con el que publica sus fotos).

. Incluso el archifamoso Anderson Cooper de CNN y su equipo han sufrido ataques por parte de los seguidores de Mubarak, “fuimos golpeados en la cabeza por seguidores del Gobierno, atacaron a mi productora Marianne Fox e intentaron robar la cámara de mi equipo, no quieren que saquemos ninguna fotografía”, afirmaba el propio Cooper en directo.

. Y por supuesto, los periodistas españoles. Samuel Aranda, fotógrafo freelance que trabaja para la agencia Corbis Images, estaba esta tarde ilocalizable. Gemma Saura, del diario La Vanguardia, fue asaltada anoche por un grupo de seguidores de Mubarak que la insultaron y le robaron el bolso y el móvil. Sal Emergí, enviado especial de la radio catalana RAC1 y colaborador de La Sexta y El Mundo, a quien le quitaron el móvil cuando intentaba conectar en directo. Mikel Ayestaran, enviado del diario ABC, fue empujado por manifestantes, al igual que Mayte Carrasco, enviada especial de Antena 3, y que Joan Roura, de TV3 y Rosa Molló de TVE y el fotógrafo Guillermo Cervera, quien afirmaba “era como una pelea medieval, en la que se pasaba de cientos de piedras volando por los aires al enfrentamiento físico. El desorden ha sido total”.

Recordemos que desde 1992, dos periodistas han sido asesinados en Egipto, Farag Fouda el 8 de junio de 1992, cuya muerte a manos del grupo extremista islámico al-Gama’a al-Islamiya sirvió de excusa al Gobierno de Mubarak para escalar la campaña contra los grupos radicales, pero que paradójicamente prohibió la venta de todo material escrito por la periodista de la revista October. El 17 de septiembre de 1994, Abib Ybrahim, un fotógrafo trabajando para UNICEF, era asesinado en el país de los faraones por el mismo grupo radical que mató a Fouda, aunque las causas del suceso todavía no se han esclarecido.

Y después de ver a mis compañeros poner sus vidas en peligro para que la verdad nunca sea silenciada mis pensamientos solo pueden ir para dos de ellos que nunca volverán. Mi amigo Fabio Polenghi, asesinado el 18 de mayo 2010 por el ejército tailandés durante los días en que Bangkok se cubría de rojo. Y, como no, mi referente, mi ídolo, mi maestro, el periodista más grande que mi país, España, nunca ha tenido, el gran Miguel Gil, asesinado en Sierra Leona el 24 de mayo del año 2000.

Quizás muchos de vosotros os estaréis preguntando qué nos lleva a hacer este trabajo, creo que en las palabras de Miguel podréis encontrar la respuesta:

“Hay historias donde lo más peligroso no es arriesgar la vida por contarlas, sino dejar de filmarlas”, Miguel Gil.

Artículo original en Bottup: “Seguidores del Gobierno nos golpearon en la cabeza, intentaron robar la cámara, no quieren que saquemos ninguna fotografía”


ENTREVISTA / La joven relata los sucesos de los últimos días desde el interior de la plaza Tahrir

Egipto sigue atento a la posible salida de Mubarak

Periodista ciudadano autor: Omar Havana Editado por: Redacción Bottup


Los gritos de la libertad en la plaza Tahrir

Los gritos de la libertad en la plaza Tahrir

La pasada noche ha sido una de las más intensas de mi vida. La distancia que separa mi casa en la antigua capital del mundo árabe, Granada, del país de los faraones parece haberse acortado más que nunca. El sonido de los tanques, el llanto de los disparos, los gritos de libertad llegan a mis oídos como balas de impotencia. Mañana debería estar en El Cairo, en 24 horas mi cámara debería estar echando humo captando en silencio la verdad, aunque la actualidad en el Mundo Olvidado asiático ha cambiado mi destino, dentro de unos días mis pies volverán a pisar suelo camboyano, donde otra revolución en silencio se vive día tras día en forma de un niño que pasó a ser un adulto el mismo día en que nació.

Anoche, Al Jazeera me acercó al horror de la barbarie, sus imágenes hicieron que mi alma estuviera en Tahrir Square, pero fueron los llantos del pueblo egipcio los que hicieron que mis ojos se inundaran de soledad. Fueron las palabras de una nueva amiga, las que me acercaron a esa realidad que el pueblo de Egipto vive desde hace más de 30 años, que volviera a sentir el dolor de una dictadura, que me acordara de esa revolución roja que viví en Bangkok no hace mucho tiempo. Aunque eso fue anoche, es fácil escribir cuando las balas no sobrevuelan nuestras cabezas, es fácil escuchar cuando el calor de un hogar en paz es tu compañero. Sí, es fácil ser mensajero de quien realmente está luchando por la Justicia, de quien arriesga su vida por una democracia que solo han visto en las películas. Ésta es la historia de mi nueva amiga.

“El número de asesinados por el régimen es mucho mayor que el que cuentan los medios de comunicación internacionales, no pueden notificar los heridos de bala a la policía, porque durante 5 días han desaparecido”

Ayer, 2 de febrero, cumplía 32 años. Su nombre quedará oculto en mi memoria para proteger una integridad que corre peligro, sus palabras el mayor mensaje de paz que mis oídos nunca han escuchado, mi recompensa su confianza, su regalo la libertad, y en su tarta de cumpleaños los cócteles molotov son las velas que debe soplar. Nunca estuvo en una revuelta, nunca fue una activista, pero solo 30 minutos después del discurso del dictador Mubarak temió por su vida. Me cuenta que una reunión cambió el destino de esta Revolución, en algún lugar de Egipto, en alguna oficina de una gran petrolera controlada por el Gobierno se tramó lo que está sucediendo. Desde allí se fletaron autobuses hacia la plaza Mahmoud, allí empezó el movimiento pro-Mubarak.

Su hermana trabaja en un hospital del Gobierno, uno de los más grandes de Egipto. Solo en su departamento más de 150 personas han muerto, “el número de asesinados por el régimen es mucho mayor que el que cuentan los medios de comunicación internacionales, desde el primer día del conflicto reciben numerosos heridos por bala, aunque no pueden considerarlos como tales, ya que la policía debería ser notificada de ello y abrir una investigación, y durante cinco días las fuerzas policiales han desaparecido. Los hospitales se están quedando sin sangre para las transfusiones, y pronto, incluso los medicamentos serán escasos”, me afirma entre lágrimas.

“Creo que ya sabéis que las cárceles han sido abiertas desde el pasado viernes, todos los policías que las controlaban han desaparecido, y los criminales campan por donde quieren, tenemos que defendernos de estos animales. Los hombres ocupan las calles durante toda la noche, hacen turnos para defender nuestros hogares. Una persona fue asesinada hace dos días por uno de estos criminales en Heliopolis, un amigo y sus vecinos fueron atacados en Mohandeseen con una ametralladora, tuvieron que correr, se ocultaron detrás de algunos coches aparcados en la calle y gracias a Dios pudieron salvar su vida”.

“Las cárceles han sido abiertas desde el pasado viernes, todos los policías que las controlaban han desaparecido, y los criminales campan por donde quieren, tenemos que defendernos de estos animales”

“Tenemos miedo de que el mundo nos quiera como estamos, ciudadanos sin derechos que viven bajo la dictadura de un tirano, el asunto es demasiado político y sabemos que está relacionado con Israel y sus intereses, por eso nuestra lucha será hasta el final”, afirma con tristeza. “No podemos parar de llorar, solo esperamos que no nos desconecten del mundo el próximo viernes, cuando suceda el llamado ‘día de la salida o de la limpieza’. Han dado la oportunidad a Mubarak de rendirse antes de este día o le forzarán a salir, probablemente con otra marcha de un millón de personas como pasó el pasado martes, pero no estoy segura de que esto vaya a suceder, después de esta masacre en la plaza Tahrir. No estoy segura si quedaremos algunos supervivientes o si la gente abandonará después de lo que está sucediendo esta noche”.

Pasadas unas horas de la pasada madrugada, la agencia Reuters afirmaba que francotiradores estaban disparando contra la multitud en la bautizada como plaza de la liberación, un rumor que se extendió como la pólvora y al cual mi nueva amiga contestaba, “no puedo afirmarte que esto sea verdad, aunque sí es cierto que se ven mirillas láser apuntando desde algún tejado, pero no te puedo afirmar que sean francotiradores”. Este es el mayor problema que estamos encontrando en un mundo que quiere saber la verdad, la información nos llega distorsionada por unos medios de comunicación que hace mucho tiempo dejaron de ejercer el periodismo para venderse al mejor postor.

¿Cómo te sientes en estos momentos? “Mi corazón está roto, el ejército nos ha traicionado, somos personas pacíficas, la plaza está llena de mujeres, no puedo creer que esto nos esté pasando, dicen que hay bebés de corta edad entre nuestra gente, pero no lo puedo asegurar, estoy intentando hablar con una de mis mejores amigas al otro lado de Tahrir, donde yo me encuentro, pero no puedo conectar con ella, suplico que se encuentre bien, por favor”.

¿Es Al Baradei vuestro futuro? “No, no lo es, el mundo se empeña en decir que él es la solución a nuestros problemas, pero cómo una persona que lleva tantos años fuera de Egipto puede entender a su pueblo. No confiamos en él, todos creemos que es otra marioneta de los Estados Unidos. En mi opinión nuestro líder debería ser Amr Moussa, el antiguo Ministro de Exteriores, aunque tampoco sé si debemos confiar en él, aunque creemos que al menos, es una persona honesta”.

¿Qué piensas del papel de Naciones Unidas en este asunto? “Naciones Unidas, Estados Unidos, ambos son las caras de una misma moneda, qué puedo pensar de ellos, si no encuentro ninguna diferencia entre ambos”.

“Mi corazón está roto, el ejército nos ha traicionado, somos personas pacíficas, la plaza está llena de mujeres, no puedo creer que esto nos esté pasando”

¿Los tanques han tomado parte de la ciudad según Al Jazeera, tienes miedo? “Cuando vimos los tanques por las calles de El Cairo, nos alegramos, nos sentimos seguros, pero después de ver lo sucedido en las dos últimas noches, sabemos que nos han traicionado. Creíamos que estaban ahí para ayudarnos, para defender nuestros derechos, pero de repente, dejaron a los pro-Mubarak entrar en la plaza Tahrir. Hasta hace dos días nadie se podía acercar aquí sin que le controlaran la identificación y las pertenencias que llevaban, y de repente, como salidos de la nada, los que están a favor del dictador aparecieron en sus camellos, armados con cuchillos y espadas, ¿es que el ejército no se dio cuenta de estas armas?”.

Internet ha sido restaurado, ¿piensas que durará mucho?“Creemos que nos han devuelto Internet para permitir a los jóvenes que luchen juntos, quizás para mantenernos ocupados mientras ellos preparan el ataque final, de repente creímos que nos habían devuelto nuestros derechos, que éramos libres para contar la verdad, que después del discurso de ayer de Mubarak, todo se calmaría. Me fui a dormir con una sonrisa, pero al despertar toda mi esperanza se convirtió en llanto y ahora sé que con este hombre en el poder, Egipto no tiene futuro. Mi odio por el régimen se incrementa hasta más no poder, sobre todo después de ver la masacre de esta noche. Mubarak ha conseguido separarnos como pueblo, los ciudadanos llaman a la paz, pero no puedo haber paz en el país con este diablo en el poder”.

Perdona que te haga esta pregunta, pero ¿estás dispuesta a morir por la libertad de tu país? “No lucho solamente por la libertad, estoy dispuesta a morir por defender mis valores, no tengo miedo a perder mi vida, no tengo libertad desde que nací, llevo mucho tiempo muerta en vida. Haré lo que haga falta por la Justicia, por la Humanidad, por la Verdad”.

En tu opinión, ¿qué le debería pasar a Mubarak en el futuro? “Sabes, no me importa, solo quiero que abandone este país pacíficamente, y que la nación sea mandada por una persona que se preocupe por su pueblo, nadie ganaría nada si él es asesinado o si escapa. Aunque si devolviera todo el dinero que ha robado a los pobres, pienso que se haría justicia. Su mayor castigo es la vergüenza de haber tratado a su pueblo como lo ha hecho, su conciencia será su condena. Ha robado mucho dinero, y no quiero pensar cuanto es en total, si lo supiera, mi odio sería justificado y no quiero sentir esa sensación dentro de mí”.

“Cuando vimos los tanques por las calles nos sentimos seguros. De repente los pro-Mubarak aparecieron armados con cuchillos, ¿es que el ejército no se dio cuenta de esas armas?”

Han pasado más de tres horas desde que comencé a hablar con esta valiente guerrillera de la paz, sus palabras mezcladas con llanto se han clavado muy dentro de mí, su lucha es un ejemplo para el mundo loco en el que vivimos, su renuncia a la violencia un mandamiento a seguir. Me queda una última pregunta, un último deseo, darle voz a esta garganta silenciada por el miedo.

Imagina que el mundo entero te escucha, ¿qué te gustaría decir? “Los faraones están de camino, por favor, esperarnos, pronto seremos una nación Libre”.

Me despido de ella entre lágrimas, admirando su coraje y determinación, es envidiable la lucha del pueblo egipcio por recuperar sus derechos robados en 1981. Qué mejor frase para despedir este artículo, que el lema de Paulo Coelho que reza mi amiga en su perfil de Skype, “Si todavía está presente en tu mente, merece la pena correr el riesgo”.

Shukran Egipto, Shukran

Artículo original en Bottup: “Tenemos miedo de que el mundo nos quiera como estamos, sin derechos, bajo una dictadura”


A miles de kilómetros de Egipto, Hun Sen gobierna desde hace 26 años Camboya, donde el 34% de la población vive con menos de un dólar al día

Periodista ciudadano autor: Omar Havana Editado por: Redacción Bottup

En estos días de revolución árabe, el mundo mira hacia Egipto como un espejo donde los problemas de un planeta globalizado se reflejan con toda su fuerza y esplendor. Los hermanos de los faraones toman las calles pidiendo la dimisión inminente de un Mubarak que subió al ‘trono’ en 1981, después de que el antiguo Primer Ministro Anwar al-Sadat fuera asesinado. Se estima que el régimen de Mubarak mantiene a más de 17.000 prisioneros políticos en sus cárceles, en un país, Egipto, con un 26,3% de paro, y donde mientras que la mayoría de los ciudadanos que gritan hoy democracia viven con menos de 2 dólares al día, 62.000 millones de dólares han volado desde las arcas de los ‘todopoderosos’ Estados Unidos en concepto de ayuda hacia el país de Tutankamón y Nefertiti.

A miles de kilómetros de esta revolución, otro faraón llamado Hun Sen campa como quiere en un país del que es Primer Ministro desde hace 26 años, cuatro menos que su ‘amigo’ Hosni. En Camboya, el 34% de la población vive con menos de 1 dólar al día, la libertad de prensa es un sueño casi imposible y la ayuda de las naciones desarrolladas vuela en aviones privados llenos de regalos para una cúpula política preocupada solo por agrandar sus cuentas bancarias. En el año 2009, más de la mitad de la ayuda internacional se esfumó como por arte de magia sin que nadie alzara la voz, como confirma la Embajadora de los Estados Unidos en Camboya, Carol Rodley.

Mientras, en Egipto un enfermo Hosni Mubarak prepara la sucesión para que su hijo Gamal se haga con el poder. En Camboya, Hun Sen mueve las fichas para que su hijo, Hun Manet, nombrado Mayor General del ejército camboyano hace tan solo unas semanas, sea Primer Ministro el día que su ‘papá’ esté cansado de ‘gobernar’.

En el año 2009, más de la mitad de la ayuda internacional se esfumó como por arte de magia sin que nadie alzara la voz, como confirma la Embajadora de los Estados Unidos en Camboya, Carol Rodley

Aunque está claro que ‘Papá Hun’ no dejará el puesto de mando del país del Angkor Wat, como él mismo ha confirmado en repetidas ocasiones en declaraciones a los medios nacionales, la maniobra parece confirmar que Camboya se convertirá en un país dirigido por una familia que no tiene otra intención que seguir incrementando un patrimonio personal estimado en más de mil millones de dólares, y cuyas pertenencias incluyen hasta montañas en la Cuba de Fidel Castro.

El hombre que un día fue jefe de un regimiento de las tropas de los jemeres rojos de Pol Pot, se convirtió rápidamente en el Primer Ministro más joven del Mundo en aquella época. En la actualidad es el gobernante asiático que más tiempo ha estado en el poder después del Sultán de Brunei. En 2007, se atrevió a afirmar que seguiría en el poder hasta que cumpliera la edad de 90 años, aunque dos años más tarde confirmó que dejaría su ‘trono’ en el año 2023, algo que resulta difícil de creer.

Quizás Camboya estaría en una peor situación de no ser por su Gobierno. La mano dura de Hun Sen y sus políticas en pro de los negocios están acreditadas con atractivas inversiones extrajeras que pusieron a Camboya en el camino de la estabilidad y el crecimiento tras décadas de guerra. El populismo de Hun, hace que muchos camboyanos le sigan viendo como un Dios que salvó a Camboya de la barbarie de los jemeres rojos. Sus palabras son veneradas por los mayores de un país donde el 45% de la población es menor de 15 años. No es de extrañar por tanto, que en las últimas elecciones generales de 2008 ganara con la abrumadora cifra del 97% de los votos. Aunque como me confirmaron muchos de los votantes, días antes de los comicios miembros de su partido, el  CPP (Cambodian People’s Party), visitaban a los más pobres del país ofreciendo una caja de paracetamol y 100 gramos de sal a cambio de un voto que en muchos casos estaba destinado para el líder de la oposición, Sam Rainsy, condenado a 10 años de cárcel tan solo hace unos meses por hacer unos comentarios acerca de los límites fronterizos con la vecina Vietnam.

Sea como fuera el pasado, en este año 2011 la tensión vuelve a crecer en Camboya. Las nuevas elecciones se aproximan y Hun no quiere que nada pueda manchar la alfombra roja donde celebrar su victoria en unos comicios que estarán marcados por la corrupción y el miedo. De sobra es sabido en el país, que todo aquel que se atreve a opositar al Primer Ministro es silenciado sobre la marcha, como pone de manifiesto la condena a Rainsy, o las recientes noticias de la compra de espías políticos de los partidos de la oposición.

Camboya podría ser el próximo Egipto, si no fuera por ese karma budista que todo ciudadano camboyano presume tener. La idea de aceptar esta vida tal y como les ha tocado vivirla está sumiendo a este país en una crisis con consecuencias impredecibles. Mientras tanto, la cuenta bancaria de la familia Hun sigue creciendo y los bolsillos de los camboyanos se vacían de una esperanza que les fue robada hace tanto tiempo que ya ni recuerdan haberla tenido. El futuro es el único que nos dirá la verdad de un país que solo es conocido en el exterior por sus extraordinarios templos y un genocidio que acabó con casi la mitad de la población del país de la sonrisa eterna.

“El poder corrompe, pero el poder absoluto corrompe absolutamente”, antiguo proverbio camboyano.

Artículos Relacionados:
Camboya: Arroz y Corrupción
, por Omar Havana
Mensaje del Pueblo de Egipto al resto del Mundo
, por Omar Havana

Artículo original en Bottup: Hun Sen, el faraón de Angkor Wat


OPINIÓN / Los derechos de los niños es una lucha que llevan a cabo muchas asociaciones y ONG´s en el mundo. Desde nuestra plataforma apoyamos este trabajo y esperemos que algún día los niños no sufran en este mundo

Periodista ciudadano autor: Yo me bajo del sistema Editado por: Redacción Bottup

Paseando por Egipto, lejos, muy lejos de humos, cenizas y de cuantos problemas ocupan las televisiones europeas, he visitado y observado impresionantes obras de arte de más de 4.000 años.

Zayed y Alâ no pierden su sonrisa

Zayed y Alâ no pierden su sonrisa

4.000 años han pasado y la historia de Zayed y Alâ no quedará grabada en ninguna piedra, ni expuesta en ningún museo. Uno tiene 13 años y el otro 12. Circulaban vendiendo collares y pulseras por el Zoco del Cairo.

Tanto tiempo después y sigue siendo crucial para el destino de una vida, dónde has nacido.

Yo he nacido en España y he tenido una infancia feliz, llena de juego, amor, comida y casa. Ellos han nacido en El Cairo, y, a pesar de su edad, venden souvenires a turistas que los miran con mala cara porque los persiguen con el afán de sonsacarles unos euros.

Después de tomarnos unos refrescos con ellos y de llevarnos de paseo por su barrio, es fácil darse cuenta que los niños básicamente quieren comer, jugar, sentirse protegidos y que se les dé amor.

Los derechos de los niños se firmaron en 1989. Pero siguen siendo muchos los que en este mundo son utilizados para las guerras, la explotación, el tráfico de órganos y para ese tipo de crueldades fabricadas y permitidas por el adulto, que ni mucho menos deben de conocer ni vivir los niños.

Sé que esto es muy simplista. Pero yo sólo quiero que los Derechos de los Niños se respeten en cualquier parte del mundo y lucharé contra quien sea y cómo sea porque eso ocurra algún día.

Tal vez dentro de 4.000 años lo hayamos conseguido.

La Declaración Universal de los Derechos del Niño, establece, entre otros, que:

  1. Los niños tienen derecho al juego.
  2. Los niños tienen derecho a la libertad de asociación y a compartir sus puntos de vista con otros.
  3. Los niños tienen derecho a dar a conocer sus opiniones.
  4. Todos los niños tienen derecho a una familia.
  5. Los niños tienen derecho a la protección durante los conflictos armados.
  6. Todos los niños tienen derecho a la libertad de conciencia.
  7. Los niños tienen derecho a la protección contra el descuido o trato negligente.
  8. Los niños tienen derecho a la Protección Contra el Trabajo Infantil.
  9. Los niños tienen derecho a la información adecuada.
  10. Los niños tienen derecho a la Libertad de Expresión.
  11. Los niños tienen derecho a la Protección Contra la Trata y el Secuestro.
  12. Los niños tienen derecho a conocer y disfrutar de nuestra cultura.
  13. Los niños tienen derecho a la protección contra las minas terrestres.
  14. Los niños tienen derecho a la protección contra todas las formas de explotación.
  15. Los niños tienen derecho a la intimidad.
  16. Todos los niños tienen derecho a la protección de los conductores imprudentes.
  17. Los niños tienen derecho a crecer en una familia que les de afecto y amor.
  18. Todos los niños tienen derecho a un nombre y una nacionalidad.
  19. Todos los niños tienen derecho a la alimentación y la nutrición.
  20. Todos los niños tienen derecho a vivir en armonía.
  21. Todos los niños tienen derecho a la diversión.
  22. Todos los niños tienen derecho a la igualdad.

María R.

Más información:
Yo me bajo
Firmas por la Contra Reforma

La noticia original en Bottup: Mundos alejados de las cenizas y el humo…